Square Enix: la exclusiva temporal es buena para Tomb Raider