Square Enix quiere hacer de todo