Take Two quiere subirse al carro de los Indies