The Division está triturando los records de ventas