The Last Guardian se salvó gracias a los fans