The Last Guardian hace acto de presencia en 35 minutos de jugabilidad