Tom Kalinske, ex-CEO de Sega América: «Sega lleva 20 años tomando malas decisiones»

Que la época de mayor esplendor de Sega terminó hace ya tiempo es algo con lo que casi todo el mundo estará de acuerdo. No solo por su salida del mercado de la fabricación de hardware tras los fracasos de Sega Saturn o Dreamcast, sino por su más que discutible labor en los últimos años a la hora de producir software, desplazando al terreno de la mediocridad en casi todas sus iteraciones a Sonic, el otrora buque insignia de la compañía. Esta vez es Tom Kalinske, el que fuera CEO de Sega América durante el período comprendido entre 1990 y 1996, quien se despacha a gusto con la compañía: «No era inevitable. Se podría haber evitado si hubieran hecho las decisiones correctas volviendo literalmente a hace 20 años, pero parece que han tomado las decisiones equivocadas durante esos 20 años», declaró Kalinske al portal gamesinsdustri.biz.

Tom Kalinske, CEO de Sega América hasta 1996, junto a la mascota de la compañía.
Tom Kalinske, CEO de Sega América hasta 1996, junto a la mascota de la compañía.

Tom Kalinske fue uno de los artífices del éxito de Mega Drive en Norteamérica, supervisando las agresivas campañas de marketing que se realizaron en esos días y que llevaron a la compañía a plantar cara al gigante Nintendo. Las fricciones entre Kalinske y los responsables de Sega Japón en cuanto a la fecha de lanzamiento de Sega Saturn, o el rechazo a la propuesta de colaborar con Sony para crear una única paltaforma, llevaron a Kalinske a abandonar la compañía. Sobre esta última cuestión el ex-CEO de Sega América es tajante: «Fue la decisión más estúpida jamás hecha en la historia de esta industria.  Por supuesto en esos días eramos mucho mejores que ellos creando software, así que fuimos a Sony y a ellos les pareció una gran idea, ¿a quién le importaba si la consola se llamaba Sega-Sony o Sony-Sega?».

Para él, esa estupidez en la toma de decisiones es la causa principal de que muchas marcas de renombre acaben por desaparecer «Al igual que le ocurrió a Atari. Solo espero que con Sega no ocurra lo mismo», sentencia Kalinske, que también tiene algunas palabras para Nintendo, de la que cree que debería extender sus IPs a plataformas como smartphones o tablets, pero no abandonar la producción de hardware como opinan algunos analistas porque «son realmente buenos en lo que hacen».

 

Artículo relacionado