Según Ubisoft nos queda una generación más de consolas