Yoshida tiene mucha fe depositada en The Last Guardian