Análisis Anima Gate of Memories – El tamaño no importa