||||

Análisis de Battlefield 1

1 vote, average: 4,00 out of 51 vote, average: 4,00 out of 51 vote, average: 4,00 out of 51 vote, average: 4,00 out of 51 vote, average: 4,00 out of 5
Loading...
Análisis de Battlefield 1

Bienvenidos a la Gran Guerra

Battlefield vuelve a la primera línea de combate


De acuerdo a nuestro código ético, informamos que la copia analizada de Battlefield 1 nos ha sido cedida por Electronic Arts.

En pleno 2016 es difícil sorprender al jugador. En concreto, el mercado de los shooters está saturado por títulos de todo tipo: desde apuestas realistas y serias, pasando por la más absoluta simpleza hasta aquellos que simplemente ofrecen el balance justo entre ambos extremos. Es el caso de la franquicia que trataremos hoy, en concreto su última entrega: Battlefield 1.

DICE no ha tenido unos años muy tranquilos. A partir de Battlefield 3, la saga incorporó grandes cambios a nivel jugable, convirtiéndolo en una experiencia mucho más masiva. Sin embargo, esta visión —pensada principalmente para ordenador— se vio lastrada por la pasada generación de consolas, dejando un gran campo de mejora en términos generales. Por ello, la compañía siguió una línea más conservadora con su secuela, puliendo sus defectos y potenciando un poco más la experiencia final. Sin embargo, algunas facetas seguían fallando, como el nefasto código en línea que arrastraba en los últimos títulos.

El lanzamiento de Battlefield 4 fue un auténtico desastre, terminando por desquiciar a los veteranos jugadores. No comprendían cómo llegó al mercado en un estado tan precario. Uno de los culpables pudo ser la llegada de la presente generación de consolas; el estudio tuvo que crear un producto para nada más y nada menos cinco plataformas diferentes, siendo dos de ellas un misterio en su momento. El estudio se tomó el juego como un gran campo de pruebas, donde solventar los problemas del presente para que no afectaran al futuro. Con el paso de los meses y la eficaz ayuda de la sucursal de DICE en Los Ángeles, el título por fin estaba completamente corregido. Y lo que es mejor: soldaron las bases para los próximos proyectos.

Star Wars Battlefront fue la primera prueba palpable del buen hacer de DICE con Battlefield 4. Su lanzamiento fue sólido en todas sus versiones, sin apenas problemas que afectaran a la integridad jugable; menos aún de conexión. Pero los seguidores de la obra magna de la compañía demandábamos una nueva entrega con la robustez de dicho título; la saga se merecía una vuelta por todo lo alto ahora que las nuevas consolas se han asentado. Hoy recibimos a Battlefield 1 con los brazos abiertos.

8-battlefield-1

La guerra actual está bastante desgastada, al igual que ocurrió a comienzos de siglo XXI con la Segunda Guerra Mundial. Battlefield necesitaba salir del agujero en el que se encontraba. Por un lado lo moderno tiene sus ventajas, puedes tener mucha más libertad creativa para ofrecer una guerra a gran escala. Sin embargo, los contextos históricos del pasado siempre tienen ese sabor clásico que tanto nos gusta; lo mejor fue la decisión final: La Primera Guerra Mundial.

Este contexto ha sido muy poco tratado en la escena independiente, menos aún en aquellos desarrollos Triple-A. El desconocimiento envuelve a la Gran Guerra; muy pocos seguidores del videojuego conocen sus entresijos, eclipsada por su secuela. Pero si rascamos la superficie y buceamos en la historia, encontraremos que fue en ella donde se cimentaron las bases bélicas del futuro. Entrar en detalles nos desviaría del tema que tratamos hoy, pero desde aquí os animo a que descubráis un periodo clave de nuestra historia más reciente.

Historias de Guerra

Detrás de los números hay personas

Battlefield siempre se ha caracterizado por su faceta multijugador. No fue hasta los Spin-OffsBad Company— cuando se introdujo una campaña para un jugador que siguiera un hilo argumental. Las dos últimas 10- battlefield 1entregas intentaban, con poco éxito, ofrecer una aventura épica. Un conflicto a nivel mundial que amenazaba la estabilidad del Planeta Tierra. Las misma historia una y otra vez sobre cómo salvar a la humanidad. En Battlefield 1 viviremos todo lo contrario; pequeños capítulos independientes con un nexo común: La Gran Guerra.

La campaña se divide en cinco episodios, más un prólogo jugable y una escena final cinemática. En ella viajaremos a varios de los puntos más candentes del conflicto para vivir de primera mano cómo fue —con la licencia que se puede permitir un videojuego— el primer campo de batalla moderno. La mayoría están basadas en mapas multijugador, salvo alguna misión: Barro y Sangre y Amigos de Altos Vuelos.

La sorpresa inicial —salvando el prólogo— fue de lo más positiva. Me refiero al episodio mencionado con anterioridad: Barro y Sangre. En ella se mezclan partes de sigilo con escenarios con cierta libertad, todo ello aderezado mediante el uso de vehículos y fases a pie —esquema similar en algún otro episodio—. La misión me duró cerca de hora y media, una duración considerable teniendo en cuenta que estábamos al inicio de la campaña. Sin embargo, una vez seguimos la duración —y calidad— decae.

Algunas rondarán la escasa media hora, como Avanti Savoia! o Amigos de Altos Vuelos. Otras, en cambio, están más cerca de la hora, como El Mensajero o Nada Está Escrito. Estas duraciones tan dispares hacen que la campaña gire en torno a las cinco y seis horas para completarla en dificultad difícil. Esperaba que la calidad se mantuviera a lo largo de los cinco episodios, y pese a que nos introduce en momentos de lo más vistosos, no consigue sacarme de la cabeza la sensación de que DICE pudo hacer mucho más con ella.

13- battlefield 1

Las escenas cinemáticas no estorban en absoluto, de hecho es una campaña muy jugable. No solo se han reutilizado mapas multijugador, la mayoría de objetivos encomendados sigue una línea extraída del dicha faceta: capturar un objetivo será lo que más hagamos en él. No es gran cosa a nivel argumental, pero cada uno de los episodios tira del lado más emocional. Nos recuerda que detrás de los números hay personas. Y sobre todo el horror que es vivir un conflicto de tal calibre.

Al tener un carácter tan independiente podrían haber ofrecido dos o tres episodios más. No creo que sea una exigencia alta, pues hay más mapas multijugador donde representar entornos de combate. Pero que no os sepa mal lo que os comento; la sensación final es positiva. La dirección elegida ha sido la adecuada, solo hace falta remar para poder expandirla ya sea en este título o en futuras entregas.

Multijugador

Trincheras, gas y plomo

Llegamos a la joya de la corona: el multijugador. DICE ha llevado a cabo varios ajustes a la formula establecida a partir de Battlefield 3. El contexto elegido cambia por completo las reglas a seguir, pese a que el conflicto sigue teniendo la misma escala de siempre. De la última tecnología punta pasaremos a bayonetas, gas tóxico y un mayor protagonismo de los rifles semiautomáticos. En la Primera Guerra Mundial surgieron los antecesores de la mayoría de armamento con el que se cuenta hoy día, por lo que tendremos que cambiar nuestra mentalidad por completo.

Las clases han recibido varios cambios de relevancia. La clase Ingeniero ha desaparecido por completo. Sus habilidades anti-vehículos han pasado directamente al Asalto, el cual cuenta con los primeros subfusiles creados de la historia. La medicina ha pasado a su propia clase: Médico. La reparación de vehículos corre a cargo del Apoyo, que además repartirá munición como siempre. El Explorador es el que menos cambios ha recibido; su función sigue siendo mantener distancia con el enemigo.

5- battlefield 1

A las cuatro clases principales se le han sumado tres especiales: Caballería, Piloto y Conductor de Tanque. Estas clases las desempeñaremos al utilizar un caballo, un avión o un tanque —respectivamente—. Cuentan con sus propios desbloqueos y habilidades, aunque no tienen la capacidad de combate con las que cuentan sus hermanas mayores. No podemos olvidar a las clases élite, que estarán esparcidas por el mapa y regenerarán aleatoriamente por él. Ellas son las sustitutas de las armas especiales de Battlefield 4; una vez nos enfundemos en la clase, tendremos habilidades únicas, así como armamento especial. Desde un centinela con su armadura y ametralladora de tambor, pasando por un lanzallamas o un francotirador. En algunos modos de juego será la diferencia que decanta la balanza entre un equipo u otro, por lo que hay que estar muy atentos.

Como comenté con anterioridad, un contexto histórico deja menor margen de maniobra en cuanto a armamento se refiere. Para solventar la escasez, la compañía ha habilitado una serie de variantes. La mayoría de armas cuentan con hasta tres versiones. Cada una de ellas en el estilo de combate que sigamos, al igual que los accesorios que tenga acoplados y sus estadísticas. No podremos personalizar al gusto con múltiples gadgets, tan sólo algunas facetas de menor interés, como puede ser el tipo de mira de hierro, el zoom al apuntar o la opción de acoplar o no la bayoneta.

La no presencia de rifles de asalto y el menor protagonismo de las armas automáticas hace del combate una experiencia mucho más rica. Los tiroteos son un tanto menos rápidos que en anteriores entregas, utilizando más coberturas si cabe y apoyándonos en el equipo para salir airosos. Este cambio de rango ha hecho que el equipo sea más importante que nunca. Pocas individualidades marcarán la diferencia, pues este entorno más cuerpo a cuerpo y visceral ha hecho que nos apoyemos unos a otros.

1-battlefield-1

Qué decir de los mapas, uno de los factores más importantes. Contaremos con un total de nueve, disponibles para todos los modos de juego —al contrario de Star Wars Battlefront—. Todos siguen una línea de alta calidad para mi asombro. Relucen Amiens y Monte Grappa. El primero es un entorno urbano, con sus calles, interiores y atajos característicos —nada que ver con Operación Metro—. Y el segundo ocurre en unas montañas, con un combate a dos bandas: por un lado en la superficie, con tanques y aviones. Por otro, pequeños túneles as subterráneas perfectas para tender emboscadas.

Cómo no, la destrucción es una de las señas de identidad de la franquicia, y en Battlefield 1 ha aumentado su presencia. Ahora es mucho más natural, y como mayor novedad la posibilidad de destruir el suelo de los edificios. Esto nunca había ocurrido, lo cual dejaba una sensación bastante irregular. Los entornos son completamente destructibles, aunque nos ha faltado algún mapa basado íntegramente en edificios cien por cien destruibles.

Modo Operaciones

El mejor modo de juego hasta la fecha

Como principal novedad, DICE ha incorporado un nuevo modo de juego: Operaciones. En él, nos introduciremos en una experiencia diferente al resto de partidas multijugador. Al dar el salto, presenciaremos una pequeña introducción que da forma al contexto de la batalla. Es una mezcla de conquista con asalto; los atacantes deben de capturar las zonas marcadas mientras que los defensores han de aguantar las oleadas enemigas.

Al capturarlas, el sector pertenecerá al equipo atacante, teniendo que esperar a que los defensores retrocedan hasta el siguiente sector. Así, poco a poco hasta capturar el último de ellos —si es que lo consiguen—. Si esto ocurre, el combate se trasladará a otro mapa, teniendo que hacer exactamente lo mismo hasta dar por finalizada la operación.

7-battlefield-1

Los atacantes cuentan con tres batallones, es decir, tres intentos. Si los defensores consiguen que lo adversarios se queden sin tickets de regeneración, perderán un intento. A partir del segundo, contarán con el apoyo de un vehículo especial que varía según el mapa: Zepelín armado, Tren o Buque de Guerra. Bien usado será de gran ayuda, aunque los defensores contarán con maquinaria suficiente para acabar con él. En estos momentos tan solo hay cuatro operaciones disponibles, basadas en hechos reales. La inmersión es verdaderamente impactante. Realmente sientes el choque de trincheras que se produjo en el conflicto.

Puede ser jugado con 40 o 64 jugadores. En este último quizá esté un pelín desbalanceado. A veces se torna un poco caótico, pues no paran de suceder cosas en pantalla. Con 40 la experiencia es más satisfactoria, y el juego se resiente menos técnicamente. Por cierto, por el momento sólo son jugables por búsqueda de matchmaking. Al no conocer cuantos jugadores están en una operación, a veces tenemos que esperar a que los jugadores entren en la partida, lo cual se podría evitar si entrara en la rotación de servidores.

Frostbite: luces y sombras

Necesita mejoras en consola

Todos sabemos más que de sobra la capacidad del Frostbite en las manos de DICE. El juego luce realmente bien en términos generales. La versión de ordenador, como es normal, es la mayor beneficiada de ello, convirtiéndose en lo mejor graficamente de lo que llevamos de generación. Sin embargo, no puedo decir lo mismo de la versión para consola; el juego ha sido analizado en Xbox One. La campaña mantiene bien las 60 imágenes por segundo, mostrando un gran nivel visual a lo largo de las misiones.

12- battlefield 1

Pero ha sido en el multijugador donde más se resiente. Apenas consigue mantener dicha franja de frames, bailando entre las 50 y 40. Las partidas a 64 jugadores son bastante agridulces, es un poco frustrante que en el fragor de la batalla pierdas un duelo por una ralentización repentina. Es injusto, por tanto no alcanzo a comprender cómo un título de tanto calado competitivo se permite el lujo de tener estos problemas. No es cuestión de nitidez, que también, sino que a la larga puede causar dolores de cabeza.

Por ello, he tenido que alejarme del modo conquista —mi favorito— para introducirme en modos con menor número de jugadores. Operaciones con 40 va realmente bien pese a las bajadas ocasionales, pero aun así es una pena que la experiencia estándar se vea tan lastrada. Espero que la compañía pueda remediarlo en futuras actualizaciones, pues es una verdadera lástima.

Conclusiones

Battlefield para veteranos y nóveles

Battlefield 1 es la entrega que sus seguidores necesitábamos. A grandes rasgos es una experiencia sólida y sin fisuras. La elección del contexto ha sido todo un acierto; todo un soplo de aire fresco. Además, encaja perfectamente con la esencia de la saga, dejándonos un producto conocido pero a la vez novedoso. Quizá se le pueda achacar el escaso contenido de lanzamiento, el habitual en la saga. Sin embargo, pocos defectos se le pueden achacar al ámbito multijugador, la verdadera esencia del juego.

DICE ha conseguido resarcirse de los errores del pasado. Con Battlefield 1 tenemos el primer paso de la nueva etapa de la franquicia.

9-battlefield-1

Artículo relacionado