|||

Análisis de Fallout 4: Nuka World

1 vote, average: 3,00 out of 51 vote, average: 3,00 out of 51 vote, average: 3,00 out of 51 vote, average: 3,00 out of 51 vote, average: 3,00 out of 5
Loading...
Análisis de Fallout 4: Nuka World

Fallout 4 quiere despedirse de nosotros a lo grande con su último DLC, Nuka World, basado en un parque de atracciones

¿Lo conseguirá?


 De acuerdo a nuestro código ético, informamos que la copia analizada de Nuka World nos ha sido cedida por Ziran

El estilo de juego del universo Fallout permite que casi cualquier ambientación pueda encajar bien con él. Lo único que necesita es herrumbre y árboles muertos por todas partes. Aún así hay ciertas atmósferas que van mejor que otras, y aunque el humor siempre ha sido un pilar importante de Fallout 4 y toda la saga en general, elegir a Nuka World como punto final de un título de tanto renombre posiblemente no sea la mejor idea.

Comenzando por el principio, Nuka World es un contenido adicional con todas sus palabras. No es un mero añadido ni una curiosidad. Es una gran zona anexa al mapa de la Commonwealth, al que se puede acceder con el uso de un servicio de transporte que se encuentra en la zona central izquierda del mapa, un poco fuera de sus límites. Pero no es necesaria mucha complicación ni guías. Una emisora de radio nos pondrá sobre aviso si tenemos el DLC y colocará una marca en el mapa para no perdernos.

Su comienzo busca ser un poco diferente a lo que estamos habituados del juego principal, así como el argumento y las misiones relacionadas. Una vez allí nos vemos casi por obligación como el nuevo líder de las bandas que controlan la zona central del parque Nuka World. Tres bandas en total que por estar demasiado cerca —y otros motivos— están a un paso de atacarse entre ellas. Así que nuestro principal objetivo cómo lider supremo es ganarnos su respeto al despejar estas zonas circundantes y otorgarselas a cada banda a nuestra discreción. Algo que por lo visto no han conseguido montones de individuos armados en mucho tiempo y que ahora nos ha tocado hacer a nosotros en solitario.

1- Fallout 4 Nuka World

Lógica argumental aparte, estas misiones nos llevarán por todo el parque de Nuka World, de una extensión considerable. Así a ojo quizá pueda compararse con un cuarto de la extensión del mapa de la Commonwealth de Fallout 4. Y que además imita bastante bien el estilo y atracciones de un parque real; de hecho se aprecian claras alusiones a Disney World. El parque en sí resulta bastante vistoso, pero hay severos altibajos en la diversión y dificultad de las zonas/misiones.

Cuenta con momentos originales y entretenidos, pero también otros tediosos que preferiremos saltar. Así como enemigos que caen de uno o dos disparos, y otros que te pueden destrozar de un par de ataques aunque lleves una de las servoarmaduras más poderosas del juego. Para poder acceder a este DLC se necesita como mínimo nivel 30; personalmente yo entré con nivel 45 y he tenido problemas en ciertos momentos, mientras que otros han sido un paseo —en nivel difícil—.

Misiones que en general consisten en disparar a todo lo que se mueva. Limpiar una zona de robots, limpiar una zona de necrófagos, limpiar una zona de otros bichos… Por suerte todos estos enemigos, aunque nos resultarán muy familiares, se han adaptado al entorno del parque y lucen un aspecto, nombre e incluso características diferentes. Claro que también hay alguno que otro totalmente nuevo.

3- Fallout 4 Nuka World

Cuando Bethesda iba anunciando Nuka World, hacía especial hincapié en el tema de ser “el malo”; y lo hacían por un motivo. A diferencia del argumento y misiones de Fallout 4, aquí todo gira en torno al mal. Todas las bandas y prácticamente todo el mundo es por así decirlo de karma negativo, lo único que cambian son sus motivaciones. Cualquier inclinación a hacer el bien en los diálogos no lleva a ninguna parte. Las cuatro opciones de respuesta pueden resumirse en: acepto porque soy malvado, acepto y suelto un sarcasmo porque soy muy malvado, acepto y me rio de tí porque soy muy pero que muy malvado, o cuéntame más.

De hecho sí existe una opción de hacer el bien, aunque un tanto radical: matar a todo el mundo. Al eliminar a cierto personaje se activa una nueva misión con la que eliminar a todos los líderes de banda. Así además de optar por la única vía claramente buena, conseguiremos terminar el argumento en una hora o menos. Pero no creo que nos quedemos muy conformes con esta salida. Quizá en una nueva partida por curiosidad.

Finalmente quedan algunas misiones y tareas secundarias que nos pueden absorber mucho tiempo si no usamos ninguna guía. Encontrar todos los núcleos estelares, encontrar todos los símbolos de Chapita, o encontrar todas las fórmulas de mezclas de Nuka Cola. Alguna incluso puede tener alguna influencia en el final que obtendremos.

2- Fallout 4 Nuka World

Nuka World está lejos de ser un DLC que pueda marcar una rúbrica memorable en la trayectoria de Fallout 4. Su argumento no consigue interesar de manera que queramos saber qué ocurre después y sus opciones son nulas obligándonos a seguir un camino establecido de maldad.

Eso sí la zona es muy extensa y con un toque festivo claramente distinto de todo lo visto en Fallout 4. Algunas de las misiones son originales e interesantes y hay nuevos objetos únicos por descubrir. Hasta cuenta con un guiño hacia Fallout 3. Todo esto podría ser más que suficiente para uno de los últimos contenidos adicionales, pero no para el definitivo.

Por tanto si lo que más nos apasiona del universo Fallout son sus historias y la capacidad de elegir qué hacemos, Nuka World nos va a deja fríos como una Nuka Cola. Pero si lo que nos apasiona es la parte de shooter y tenemos tendencia a elegir el camino del mal cuando se nos presenta la oportunidad gana muchos enteros. Claro que en ningún caso se puede pasar por alto que no resulta la clase de DLC que nos va a dejar satisfechos hasta el futuro próximo Fallout. Una lástima.

4- Fallout 4 Nuka World

Wasteland Workshop es otro de los DLC que nos facilitó Bethesda. Posiblemente el más sencillo con diferencia y uno de los más centrados en el banco de trabajo —de ahí su nombre de Workshop—. Se trata de una serie de objetos para crear en los asentamientos con los que capturar criaturas o incluso personas, para luego domarlas o lanzarlas a combatir en una arena. Entretenido pero requiere dedicación para conseguir algo llamativo y realmente no tiene ninguna relación real con Fallout 4. Más bien como un pequeño minijuego.

Vault-Tec Workshop en cambio, aunque está basado igualmente en la creación es muy diferente. Nuestra primera tarea consiste en encontrar y despejar de peligros el Refugio 88, y reconstruirlo para hacer las funciones de supervisor. Parecido al juego para móviles, y con claras referencias a él, deberemos reclutar y ofrecer comodidades a nuestros moradores. Aunque claro estamos hablando de Vault-Tec, y eso significa que también nos permitirán llevar a cabo experimentos con los residentes. Entretenido y con una conexión mucho más clara al resto de Fallout 4. Incluso podrían haberlo convertido en un gran DLC como Far Harbor y Nuka World con lo que habría sido casi un juego en sí mismo.

Artículo relacionado

Análisis de Punch Club

Análisis de Punch Club

Mientras se lee este análisis, recomiendo encarecidamente buscar y escuchar «Eye of the Tiger»; es…