Análisis Transistor

Análisis Transistor

[dropcap size=big]U[/dropcap]na cantante que ha perdido la voz y un hombre que ya no tiene cuerpo. Esta pareja tan peculiar forman un dúo perfecto que tendrá que sobrevivir a El Proceso, una enfermedad en forma de robots que está acabando con la población de Cloudbank, una próspera ciudad. Quizá no hay solución, pero Red y la Transistor están dispuestos a encontrarla. Sea cual sea el precio a pagar.

Xavi Martínez: ¿Te has sentido cómodo con el sistema de combate de Transistor?

Juanpe Prat: Al principio, yo que soy bastante torpe, no le encontraba el sentido a eso de las funciones y tampoco a utilizar el modo Turn que permite desarrollar una estrategia mayor, pero cuando avanzas en el juego descubrir las combinaciones más fuertes se convierte hasta en adictivo.

X.M.: ¿Has notado alguna diferencia a la hora de combinar diferentes funciones en comparación a ir con habilidades completamente aleatorias?

J.P.: Por supuesto. Hay que saber escoger las habilidades indicadas, pues llegado un punto avanzado en el juego lo necesitaremos mucho, ya que nos encontraremos con enemigos a los que no podremos derrotar de frente.

Las funciones se vuelven mucho más poderosas cuando las combinas con otras. Una capaz de hacerte cruzar el mapa a toda velocidad se vuelve aún más útil si la combinas con una capaz de hipnotizar a los enemigos con solo tocarlos.

Red

X.M.: Háblame del aspecto visual. ¿Qué sentías al pasear por las vacías calles de Cloudbank?

J.P.: Transistor cuenta con un apartado visual impecable. Bien es verdad que paseamos por calles totalmente vacías y que lo único que nos encontramos son enemigos. Con todo ello, uno puede respirar la atmosfera futurista y llena de color que hay en la ciudad de Cloudbank.

Al pasar por esas calles no podía evitar pensar que estaba en una película al estilo Blade Runner y que de nuevo, las máquinas habían conseguido sobreponerse a sus creadores.

539182

5391821X.M.: Cuéntame que te ha parecido la relación entre Red y la Transistor. Es curioso cómo se puede forjar una relación tan fuerte entre un objeto “inanimado” y una persona que no puede hablar, ¿no?

J.P.: Me ha parecido magistral. Red y la Transistor se combinan de una manera casi simbiótica completando aquello que le falta al otro. A lo largo de nuestra aventura escucharemos la voz de la espada, ya que a la chica se la han quitado, y será ella la que proteja con su cuerpo al arma.

En sí la Transistor es una espada ‘viva’ y tiene la capacidad de transmitir, por lo menos es lo que yo veo.

X.M.: Transistor no es un juego particularmente difícil… A no ser que el jugador quiera que sea así. ¿Qué te ha parecido la introducción de los limitadores como elemento que modifica el juego en casi su totalidad?

J.P.: Supergiant Games ha conseguido otorgarle a Transistor la posibilidad de modificar la dificultad del juego a través de elementos complementarios. El caso es que esto no hará que los enemigos sean más fuertes, sino que nosotros estemos más limitados y bastante más vulnerables a sus ataques.

X.M.: La música es un elemento extremadamente importante en Transistor. Red, antes de perder la voz, era una cantante de éxito que despertó el interés de las personas equivocadas. Tal es el poder de su canción que en un combate en particular se oye una versión distorsionada de In Circles. ¿Qué te ha parecido su banda sonora y cuál crees que es el impacto que tiene en el juego?

J.P.: El acompañamiento de la banda sonora es esencial en Transistor. Red es una cantante de éxito y son sus temas los que nos acompañarán durante toda la aventura. Habrá combates en los que será solo el sonido de nuestros ataques y su voz los que nos acompañen, todo un verdadero punto a favor, ya que uno disfruta de lo lindo solo escuchando.

Royce

X.M.: Transistor es un juego corto, pudiéndose completar en unas 15 horas más o menos. Pero parece bastante rejugable, ya no sólo por nuestra intención de sacar todos los logros o trofeos del juego, sino porque da la sensación de que no se le saca todo el jugo a los combates en una primera vuelta. ¿Estás de acuerdo?

J.P.: Totalmente. Transistor no se completa al acabar la historia. Hay pruebas, hay ‘coleccionables’, hay trofeos que conseguir. El título de Supergiant Games da bastantes más horas de juego y hay que aprovecharlas todas.

J.P.: Transistor es un título de Supergiant Games, padres de Bastion un título indie de bastante éxito ¿Mejora Transistor lo visto en Bastion?

X.M.: Transistor, bajo mi punto de vista, es superior en todos los campos a Bastion. Está claro que te puede gustar más la estética del anterior juego de Supergiant Games e incluso la música, pero sinceramente, creo que con este nuevo título han conseguido pulir todos los aspectos que quedaban con asperezas en el anterior título. Como ya he dicho, los combates son mejores, más variados y entretenidos y la música es sencillamente maravillosa. Soy más fan de este tipo de ambientación futurística y utópica, por lo que Transistor me ha dejado más que contento y satisfecho.

J.P.: La historia de Transistor está llena de personajes aunque no aparezcan físicamente. ¿Son éstos pieza fundamental de la historia?

X.M.: Cada personaje de Transistor muestra una parte de la historia. Como jugador, he sentido que Transistor era como un gran puzle y que cada cosa que vemos, cada personaje es una pieza que hace que este gran tapiz tenga sentido. No hay personaje imprescindible y vemos, como con la música y con sus actos, como cada uno de ellos ha sido una parte importante de lo que era y de lo que actualmente es la ciudad donde se desarrolla. Por ejemplo, Sybil es uno de los primeros personajes que nos encontraremos en nuestra aventura y es uno de los más potentes en cuanto a trasfondo.

Grant

J.P.: Además de estar cargado de simbolismos, Transistor está envuelto en un halo de misterio ¿crees que eso le ayuda a potenciar la ambientación tan conseguida que tiene?

X.M.: A mi parecer, Transistor es un juego increíblemente triste y melancólico. Cada vez que lo juego se apodera de mí un extraño sentimiento de tristeza al ver en lo que se ha convertido la ciudad. Esto enfatiza aquello que el juego quiere transmitir. No podemos olvidar que estamos ante un juego de rol pero que, a su vez, cuenta una historia melancólica.

Sin embargo, no puedo reprimirme al decir que muchos estudios indie dejan, muchas veces queriendo, cabos sin atar para que los propios jugadores elucubren sus teorías. Transistor es una historia que termina y que a la vez no lo hace. Pero lo peor de todo es no saber el por qué ocurren ciertas cosas.

Y a pesar de todo, esto influye para que el mundo de Cloudbank sea tan triste y enganche tanto al jugador que quiera abrirse camino por su melancolía.

Sybil

J.P.: Estamos hablando de que el apartado artístico y la historia de Transistor son de una calidad altísima, ¿pero no deja descompensada la jugabilidad en el proceso?

X.M.: La principal virtud de Transistor es que podemos dividir su jugabilidad en dos, la exploración y el combate, siendo la segunda la que prima. Pero a su vez, el combate en Transistor es tan amplio, tan personalizable y adaptable para el jugador y que, a su vez, nos presenta un sistema que podemos resumir en un “quien no arriesga, no gana”. Puedes usar el Turn(), sí, pero esto te dejará unos segundos sin poder realizar ningún ataque con el que defenderte, pudiendo usar únicamente funciones que te permitan esquivar. Es cierto que he echado de menos más exploración y una menor tasa de combates, pero son tan divertidos entablarlos y ver la inmensa cantidad de combinaciones que podemos conseguir, que nunca nos cansaremos de luchar una y otra vez.

En este caso, agradezco que hayan mejorado el combate y que no resulte tan repetitivo como en su anterior juego.

Asher

J.P.: Defíneme Transistor en pocas palabras. Danos tu conclusión sobre el juego.

X.M.: La verdad es que recomendaría Transistor a mucha gente. Es un juego de rol sin muchas pretensiones, con un sistema de combate entretenido que puede enganchar a los jugadores. La música es fantástica –incluso mi madre se ha declarado fan de Ashley Barrett- y la historia, a pesar de ese final y de los cabos sueltos es realmente interesante, y eso que parece estar llevada de la mano por personajes que ni siquiera aparecen en el juego.

Incluso a aquellos a los que Bastion les pareció soporífero –que conozco algún caso que otro- les recomendaría que le echaran un guante a Transistor. Puede que en esta ocasión si encuentren un juego que les pueda enganchar.

Artículo relacionado