|||

Análisis de World of Final Fantasy

1 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 5
Loading...
Análisis de World of Final Fantasy

30 años de fantasía

Reunión de viejos amigos


 De acuerdo a nuestro código ético, informamos que la copia analizada de World of Final Fantasy nos ha sido cedida por Koch Media

Hablar de JRPG es hablar de Final Fantasy. Con la decimoquinta entrega de la saga acaparando todos los focos durante los últimos meses, llega una nueva y excéntrica apuesta de Square Enix. Un producto tan peculiar como especial que tiene la intención de conquistarnos a través de la nostalgia. Un producto que pretende rendir un sentido homenaje a un mito viviente de la historia del videojuego. Puede que los protagonistas de World of Final Fantasy hayan perdido sus recuerdos, pero nosotros jamás olvidaremos lo que hemos disfrutado durante estos 30 años.

 

Entre dos mundos

Kolosos y Pezquecos


Aunque ya sabíamos que el mundo de Grymoire está compuesto por un conjunto de islas ambientadas en el universo de la saga, se desconocía que nosotros, los protagonistas, pertenecemos a un mundo al que podríamos llamar «real». Lann y Reynn, así se llama la pareja de hermanos que protagonizan nuestra aventura. Ambos han perdido la memoria y parecen llevar una vida tranquila en un lugar aparentemente normal… hasta que todo se tuerce de repente. Una mañana cualquiera, Lann se dispone a ir a la cafetería en la que trabaja cuando descubre que no hay nadie más en la ciudad, como si el tiempo estuviese detenido. Es entonces cuando entra en escena Enna Kros, una misteriosa mujer que nos informa de la que se nos avecina.

Lann y Reynn han perdido la mayoría de sus recuerdos pero, según nos cuentan, en otro tiempo tuvimos el poder de controlar a todos los mirages —de los cuales hablaremos un poco más abajo— de Grymoire. Mientras Enna continúa poniéndonos al día de todo, descubrimos que hay una forma de establecer conexión con Grymoire, a través de un portal que nos permite viajar entre ambos mundos con total libertad. Según cuenta la Profecía Celeste, en un futuro cercano seremos los encargados de salvar a los pezquecos, que es el nombre que reciben los residentes de este mundo —esos que lucen un aspecto chibi o super deformed—.

Aunque podríamos pensar que nosotros, los kolosos, somos los más «normales» de todos los personajes que vamos a ver durante nuestro viaje; realmente somos los «raros» puesto que en nuestro mundo no parece haber una sola persona, mientras que en Grymoire la única raza humana existente son los pezquecos. A estas alturas no hace ni falta decirlo pero, por si queda algún despistado en la sala, en este mundo conoceremos a muchos personajes que ya hemos visto más de una vez y visitaremos lugares que nos traerán grandes recuerdos. Sin entrar en spoilers, Grymoire está concebido para el deleite de todos los seguidores de Final Fantasy.

WORLD OF FINAL FANTASY

¡Hazte con todos!

En busca de los mirages


Los mirages vienen a ser, a efectos prácticos, como Pokémon. Todos los enemigos del juego pueden ser domesticados para que luchen en nuestro equipo. No es la primera vez que vemos una mecánica similar en la saga puesto que Final Fantasy XIII-2 nos proponía algo similar, pero esta vez Square Enix ha querido dar un paso más allá, hasta el punto en que estas criaturas juegan un papel fundamental y su protagonismo no se limita al sistema de combate. Lo primero que hay que saber sobre los mirages es que una vez capturados podemos ponerle un nombre y debemos comenzar a entrenarlos para que logren un desarrollo óptimo. Además, muchas de estas criaturas pueden evolucionar a formas más poderosas.

Tenemos el comando capturar siempre a nuestra disposición, pero para ejecutarlo debemos cumplir una serie de requisitos previos. Por ejemplo, con los mirages que vemos durante los primeros compases del juego basta con dañarlos un poco, pero conforme avanzamos en nuestro viaje la cosa se complica y son muchos los factores a tener en cuenta antes de tener altas posibilidades de capturar a una criatura u otra. Cada mirage tiene su propio tablero mirágico, que viene a ser una especie de árbol de habilidades que podemos ir adquiriendo conforme ganamos experiencia en combate.

Tranquilos, sé que lo primero que habéis pensado es «¿Podré capturar chocobos y montarlos?» ¡Por supuesto! Algunos mirages que poseen habilidades de campo, como por ejemplo el citado chocobo, que además de montarlo para cruzar grandes distancias con mayor rapidez también se dedican a encontrar objetos ocultos por el escenario. Otros nos permiten volar para atravesar un abismo, golpear grandes rocas para acceder a un camino secundario… son muchas las habilidades especiales que nos ofrecen estas criatura0,s pero para poder utilizarlas primero debemos aprenderla y luego, como resulta evidente, debemos tener al mirage en cuestión inscrito en nuestro equipo.

WORLD OF FINAL FANTASY

¿Es mi turno?

Sabor añejo


El sistema de combate es uno de los pilares básicos en todo JRPG y World of Final Fantasy es tan clásico como cualquier exponente del género en los años 90. Batallas aleatorias que se suceden con relativa frecuencia y sistema de turnos bajo la fórmula ATB (Active Time Battle) y que nos trasladan a los mejores tiempos de la saga. De hecho, el menú por defecto se basa en una serie de comandos más cercano a títulos actuales, pero si nos vamos a las opciones del juego tenemos la posibilidad de establecer el menú clásico, como podéis apreciar en la imagen de arriba. Por cierto ¡Menuda paliza me dio ese Bom!

Eso sí, pese a que la base sea muy clásica, los combates cuentan con una mecánica bastante original: el tamaño. Adoptar la forma de koloso o pezqueco no es una decisión meramente estética sino que influye notoriamente en el desarrollo de los combates. Las formaciones son vitales para el devenir de la batalla y sus posibilidades están supeditadas al tamaño de nuestros personajes. Los mirages se dividen entre pequeños, medianos y grandes (S, M y L). Su tamaño se mezcla con el nuestro y eso nos ofrece múltiples posibilidades a la hora de crear cada torre, siendo ideal tener una para pezquecos y otra para kolosos. Aunque al principio puede ser un poco confuso entender cómo funcionan las torres, realmente es algo bastante sencillo.

Para que os hagáis una idea, supongamos que somos un koloso, en ese caso siempre nos situaremos en la parte más baja de la torre y sobre nuestra cabeza podremos colocar a un mirage mediano y otro pequeño encima de éste. En el caso de que seamos un pezqueco, podemos optar por mantener la misma posición pero solo podremos portar a un mirage pequeño encima nuestra. Es por eso que lo ideal es colocar a un mirage grande como base para subirnos a él y luego hacer lo propio con una criatura pequeña justo encima de nosotros. Nada mejor que probar las numerosas posibilidades porque a raíz del tamaño y la posición, son muchas las combinaciones posibles que afectarán a los atributos y elementos de cada torre.

WORLD OF FINAL FANTASY

JRPG

Así de simple


No he encontrado un modo mejor de poner un título a este apartado. Como todos sabemos, la saga de Square Enix viene de atravesar un periodo en el que sus seguidores han estado divididos a raíz del cambio de rumbo que la saga tomó con Final Fantasy X, pasando por su secuela y, cómo no, por la trilogía de Claire Farron, más conocida como Lightning. Es por eso que lo primero que quiero dejar claro es que World of Final Fantasy es un JRPG, con todas sus letras. Mecánicas clásicas de esas que a día de hoy no suelen reunirse muy a menudo, que digamos. Pese a tratarse de una propuesta peculiar, no es ninguna locura que estamos ante el juego más fiel a la saga desde Final Fantasy IX.

Una infinidad de combates aleatorios, exploración de ciudades y mazmorras y muchas opciones de personalización gracias al elevado protagonismo que tienen los mirages. El desarrollo del juego nos propone algo muy similar a lo que llevamos viendo tantos años en la saga y, pese a sus peculiaridades, en todo momento sentimos que estamos jugando a un Final Fantasy, algo que, después de las últimas generaciones, no es poco. Además, el juego cuenta con una buena cantidad de contenido secundario dividido en misiones opcionales, batallas en coliseo, viajes astrales y otras actividades. Un factor que me ha gustado mucho y que potencia más aún el uso de los mirages son las fisuras lúgubres, unos dominios en los que aguardan mirages muy poderosos que prácticamente vienen a ser como pequeños jefes opcionales.

El principal elemento que nos mantiene pegados a la pantalla y que prolonga considerablemente la duración de nuestra aventura es el objetivo de capturar a todos los mirages. Además, conforme avanzamos vamos descubriendo los viajes astrales, una especie de retiro espiritual en el que podemos viajar a la mente de otros personajes y ayudarles durante sus aventuras, que se suceden en otro lugar y momento. Por otro lado, algunos habitantes de Grymoire nos piden nos ofrecen recompensas por completar sus encargos. Por último, en el coliseo podemos combatir contra poderosos enemigos en una serie de pruebas en las que podemos ganar las mejores recompensas del juego a largo plazo. Tenemos juego para decenas de horas, especialmente si nos gusta el coleccionismo y exprimirlo al máximo.

WORLD OF FINAL FANTASY

Conclusión

¿Te gusta Final Fantasy?


Entonces lánzate a por él, así de claro. World of Final Fantasy no sólo es un buen JRPG pese al inconveniente de no ofrecer una trama demasiado profunda ni suponer un desafío muy exigente. Más allá de ser un buen exponente del género que ofrece horas y horas de diversión, es un auténtico regalo para los fanes. Es un homenaje a una de las sagas más aclamadas de todos los tiempos que además cuenta con virtudes suficientes para atraer a cualquier amante del género, sin olvidarse de aquellos que deseen hacer sus primeros pinitos con un JRPG tan accesible como adictivo. Square Enix sabe que tiene a su público entregado desde el primer minuto a los mandos de este juego, pero además ha dado forma a un título de lo más interesante que nos hace viajar al pasado. World of Final Fantasy no va a pasar a la historia del género, pero cautivará a todos los seguidores de la saga gracias al amor con el que ha sido concebido.

Artículo relacionado