Disgaea 4: A Promise Revisited

Disgaea 4: A Promise Revisited

Disgaea 4: A Promise Revisited es la edición definitiva de uno de los RPG tácticos más carismáticos del género.

Más de diez años han pasado ya desde que Nippon Ichi Software trajese a PlayStation 2 la primera entrega de la saga Disgaea haciendo las delicias de aquella gente más exigente en lo que a juegos de rol se refieren. Con varias entregas a la espalda, llega a Playstation Vita un nuevo port de la cuarta entrega, con todos los extras que aparecieron después del lanzamiento del título y nuevas mejoras en exclusiva, haciendo de Disgaea 4: A Promise Revisited uno de los mejores títulos de la consola.

El título nos cuenta la historia de Valvatorez, un vampiro una vez temido como un tirano hasta que le prometió a una mujer hace 400 años que no volvería a beber sangre siempre y cuando no pudiese darle miedo a ella; sin embargo, ella murió sin que pudiera conseguir su objetivo. Ahora, él tiene un trabajo cualquiera en el Hades, donde almas de humanos  son enviadas para ser transformadas en los ya famosos Prinnies –unas simpáticas criaturas parecidos a los pingüinos que pagan por sus pecados en el infierno o tienen una vida tranquila en el cielo si han sido buenos-, junto a su fiel sirviente Fenrich, un hombre lobo. Sin embargo, esta tranquilidad desaparece completamente cuando el gobierno ordena el exterminio de todos los prinnies, haciendo que Valvatorez y Fenrich se pongan en movimiento para evitarlo, iniciando una rebelión. A lo largo del camino se encontrarán con nuevos aliados como Fuka, una humana que murió, convirtiéndose en prinny pero manteniendo su aspecto humano, debido a la falta de recursos o Desco, un arma experimental creada en la tierra para ser el Arma Final pero que acabó siendo un fracaso y enviada al Hades. Pero no sólo Valvatorez se encontrará con amigos. Muchos enemigos se pondrán en nuestro camino, evitando que nuestra rebelión cumpla con su cometido.

02
Nuestro protagonista no se anda con chiquitas. Ni chiquitos.

Como siempre, la historia del juego mezclará leves momentos dramáticos, en especial aquellos relacionados con el pasado del protagonista y el motivo de su promesa, con el humor, el cual destaca por encima de todo. Muchas serán las carcajadas que soltaremos gracias a los diálogos de los personajes, doblados con una enorme calidad, y por las distintas y surrealistas situaciones que vivirán. Siempre, eso está claro, que nuestro dominio del inglés sea medio, ya que el título no viene traducido al castellano.

Disgaea 4: A Promise Revisited es un juego de rol táctico, y además, de los que piden que le dediquemos horas y horas, no sólo para llegar hasta el final del juego. También para poder acceder a la enorme cantidad de contenido tras acabarlo, el cual nos exigirá subir a nuestros personajes y objetos a niveles altísimos, pero eso es una parte en la que entraremos a fondo más adelante.

El nexo del juego es nuestra base de operaciones, en la que tendremos acceso al hospital, a la cual tendremos que hacer una visita obligatoria tras cada combate; las tiendas, donde conseguiremos nueva equipación para nuestros personajes que pagaremos con dinero; el acceso a las distintas fases de combate; el instructor que nos permitirá aprender nuevos ataques especiales y Evilidades, unas habilidades que aumentarán nuestros estados, resistencias, potencia de ataque…, las cuales conseguiremos pagándolas con maná obtenido al dar el golpe fatal con un personaje; y otras menos importantes, como la posibilidad de cambiar el color de nuestros personajes o modificar nuestro mundo.

Pero sin duda, dos de las más importantes son el acceso a la asamblea y el mapa de la Cam-Pain. En la primera, tendremos distintas opciones para ampliar nuestro equipo o conseguir ciertos beneficios, siempre que el senado acepte nuestra petición. Desde esta opción, no sólo podremos crear nuevos personajes, los cuales conseguiremos a medida que los vayamos derrotando en la campaña o cuando los que ya tenemos en nuestro equipo suban de nivel, desbloqueando versiones más fuertes. Otras de las opciones que tendremos se basan en aumentar el nivel de la equipación que venden las tiendas o conseguir nuevos símbolos que podremos colocar en la Cam-Pain y que harán que obtengamos ciertas bonificaciones para ciertos miembros del equipo.

¿Cómo podemos dar uso a esto? El mapa de la Cam-Pain está dividido en casillas donde colocamos a cada uno de nuestros personajes. Junto a ellos, tendremos a nuestra disposición una serie de símbolos –los cuales obtendremos a medida que cumplamos ciertas condiciones y el senado sea tan benévolo como para aceptarnos la petición- que colocaremos, cada uno de ellos con una forma distinta que tocará a los personajes y les proporcionará una bonificación especial, como por ejemplo, obtener más experiencia, aumentar todavía más la posibilidad de realizar un ataque conjunto, conseguir más dinero o más maná… También, nuestro mapa no será infinito, por lo que tendremos que pensar como formaremos nuestro equipo.

03
Nuestros personajes uniendo sus fuerzas para destruir al enemigo.

Tras hablar de todas las posibilidades que ofrece la base del juego, ha llegado el momento de hablar por fin de los combates. En cada escenario, tendremos la base desde donde desplegaremos a nuestras unidades con un único objetivo: acabar con todos los enemigos. Pero no todo es tan fácil como suena ya que poco a poco las misiones se van haciendo más y más complicadas. El total manejo y conocimiento de las habilidades de cada uno de los miembros del equipo, así como de la disposición del mapa y el posible terreno que esté alterado por los Geo-Blocks, unos cuadros de colores que otorgan un estado al terreno del color en el que el bloque esté tocando será fundamental para poder terminar las misiones satisfactoriamente. Estos Geo-Blocks pueden darnos una gran ayuda o ser nuestra peor pesadilla ya que pueden darnos desde mejoras a los aliados, a los enemigos o hasta el fatídico Game Over en el que si alguno de nuestros miembros está en ese panel cuando acabe el turno, veremos la pantalla de título a continuación. El sistema de combate ha sido mejorado, con pequeñas mejoras que agilizan las fases. Cada unidad puede hacer dos acciones en el turno, mover y atacar o usar habilidades especiales, las cuales tienen sus propios rangos y potencia. Pero en esta ocasión, han mejorado el manejo a la hora de mover y en el caso de que nos equivoquemos o no estemos seguros de movernos ahí, podremos volver a movernos hasta la cantidad determinada sin tener que cancelar una y otra vez hasta que encontremos la posición deseada. Cuando hayamos derrotado a todos los enemigos, volveremos a la base, ganando una cantidad de dinero determinada y objetos especiales que obtendremos según se haya llenado la barra de Bonus.

07
Valvatorez en el momento en el que su promesa quedó incompleta.

Aquellos que no habéis jugado nunca antes a esta saga, quizá os habéis sorprendido por la cantidad de información que tenéis que saber, pero no os desaniméis. A pesar de que Disgaea 4: A Promise Revisited tiene la mejor curva de dificultad de la saga, no quita que en más de una ocasión tengamos que dedicarnos a repetir las mismas misiones una y otra vez para subir un par de niveles en pos de tener una posibilidad de avanzar en la historia. Pero está claro que para poder llegar a convertirnos en experto en este juego, tendremos que explotar hasta el más mínimo sistema del juego. En esta ocasión, Nippon Ichi Software nos echará una mano con la tienda de trucos, en la que podremos elegir –siempre dentro de unos parámetros que irán aumentando a medida que avanzamos en la historia- si queremos ganar más experiencia, más maná o más dinero e incluso seleccionar la fuerza de los enemigos a los que nos enfrentaremos. Esta opción consigue que hagamos más fuertes a nuestros personajes rápidamente, aun así para poder sacarles todo el partido tendremos que llegar al nivel máximo situado en el 9999, una cantidad casi imposible de llegar si no usamos las posibilidades del Item World y el Chara World. Mundos laberínticos totalmente diferente para cada personaje u objeto que nos permitirá aumentar la potencia de cada objeto o algún estado de los muchos de nuestros personajes, como por ejemplo, poder contraatacar una vez más, el número de movimientos que podamos hacer, etc. Además, para hacerlos todavía más fuertes tendremos que reencarnar a los personajes, hacer que vuelvan a nivel 1 y vuelvan a subir a 9999… Una enorme locura que hará las delicias de los fans del género y supone una pesadilla para los novatos.

Los añadidos táctiles resultan cómodos para el jugador, en especial la forma en la que están colocados para su uso. Tanto la pantalla delantera como la trasera hacen la misma función que consiste en hacer que el cursor se mueva directamente a la próxima unidad aliada que podamos mover –parte izquierda- o cualquier de los enemigos para comprobar sus estados –parte derecha-. Por suerte, para aquellos que tienen las manos grandes o les gusta sujetar la Vita con firmeza, tenemos la opción de desactivar la pantalla trasera para impedir que el cursor se mueva sin desearlo.

Gráficamente, el título de Nippon Ichi Software no sorprende, en especial a los que ya hemos jugado a la saga. Sin embargo, y al igual que pasó con la tercera parte en PlayStation Vita, el juego se beneficia de la pantalla de la portátil, haciendo que los diseños de los personajes resulten menos pixelados a la vista, siendo más definidos y con un mayor brillo. Contrasta el vivo estilo y diseño tanto de personajes como de enemigos, con sus múltiples animaciones, sus expresiones… con lo poligonal y brusco que resultan los escenarios. Cabe decir que los escenarios donde se desarrolla la historia tienen referencias a donde nos encontramos en ese punto o con la temática del capítulo, pero hay otros, en especial aquellos generados aleatoriamente por el Item World y el Chara World, que resultan caóticos y a veces, difíciles de navegar por ellos.

05
Uno de los hechizos más poderosos del juego en todo su esplendor y ardor.

Todas las habilidades de los personajes tienen sus propios efectos, también generados por el motor del juego la gran mayoría de ellos, que al principio no resultan muy espectaculares, pero que a medida que se van potenciando, podemos ver grandes efectos que llenan de luces y explosiones nuestra pequeña consola, con especial mención a los hechizos más poderosos de los magos o los exclusivos de los personajes protagonistas. Sin embargo, el uso de las habilidades más llamativas puede hacer que la acción se ralentice un poco pero casi de forma imperceptible aunque la naturaleza táctica del juego hace que este pequeño contratiempo no afecte nuestro juego.

Como siempre, donde más destaca su apartado gráfico es en las ilustraciones de los personajes que podremos ver en las escenas donde la historia avanza, con algunas expresiones típicas de la animación japonesa que ocuparán la mayor parte de la pantalla, dejando un cuadro para los diálogos, así como en algunos ataques especiales donde vemos el lado más poderoso y no tan simpático de los personajes.

En el apartado sonoro, Disgaea 4: A Promise Revisitedsigue a pies juntillas el camino que ha marcado la saga desde sus orígenes. Nos referimos a un doblaje al inglés excelente –con la posibilidad de poder elegir las voces japonesas originales-, llenas de vida y de emociones y que saben transmitir el humor al que estamos acostumbrados. La banda sonora, compuesta por Tenpei Sato, veterano de la saga –y de casi todo título de Nippon Ichi Software- sigue regalándonos melodías, en la mayor parte, de tono alegre que nos amenizarán los continuos combates que viviremos. Aunque cabe destacar por encima de las demás el fantástico opening con el que veremos a los personajes que nos acompañarán y muchos a los que podemos crear –sí, también hay un power ranger- y el vivaz tema que suena mientras estamos en nuestra base que, como los propios Prinnies dicen, “es un tema hecho a la imagen de nuestro gran amo Valvatorez”. No se puede decir lo mismo de los efectos de sonido, y es que da la impresión que desde la primera parte no han sido cambiados, simplemente refinados. Ya sabéis que es un dicho que no hay que tocar lo que ya funciona, pero tras tantas entregas, ya va siendo el momento de mejorar la calidad y variedad de los efectos de sonido.

Disgaea 4: A Promise Revisited es, probablemente, uno de los juegos con mejor relación calidad/precio que hay ahora mismo en el mercado. Por tan sólo 40 €, tienes un juego que puede durar tanto como tú quieras, desde las más o menos 80 horas para acabar con la historia principal hasta los miles de horas si queremos explorar hasta el más rebuscado rincón de la aventura de Valvatorez. Ya no sólo eso, sino que parte del contenido descargable del original en PlayStation 3 -que ya se incluye en el juego- nos permitirá reclutar a los protagonistas y personajes de anteriores entregas, consiguiendo poder crear un equipo lleno de los personajes más carismáticos de Disgaea, así como nuevos episodios que profundizan en los personajes protagonistas. Esta entrega es posiblemente la mejor y más depurada de toda la saga, habiendo perfeccionado cada detalle en el aspecto jugable, pero que a pesar de todo, puede resultar apabullante para el nuevo jugador. Sea como sea, el título de Nippon Ichi Software entra en plena forma al cada vez mejor catálogo de PlayStation Vita.

Artículo relacionado