[Especial] PlayStation Cumple 20 años: PlayStation 2, la niña bonita de Sony

[Especial] PlayStation Cumple 20 años: PlayStation 2, la niña bonita de Sony

La aclamada reina, una consola con muchos años de vida, con muchos momentos vividos, con muchas emociones descubiertas y con títulos impresionantes. Para algunos la base de donde hoy está el mundo de los videojuegos.

Con su lanzamiento en Japón en Marzo del año 2000 y meses más tarde en el resto del mundo, la consola se convertiría en un icono para muchos, en un símbolo para otros y en algo que formaría parte de sus vidas durante un largo periodo de tiempo. Cerrando su fabricación en el año 2013, la consola PlayStation 2 alcanzo la espeluznante cifra de 162 millones de unidades vendidas por todo el mundo.

San-Andreas-grand-theft-auto-544449_736_512Fue un Hardware base para muchos desarrolladores, una de las mejores consolas con las que se podía trabajar, gracias a ella se mejoraron los sistemas de almacenamiento de los juegos, los sistemas de juegos, los gráficos, las historias, el hardware de consola sufrió un gran avance en cuanto a accesorios para la consola, ya que, ¿quién no recuerda las partidas con los amigos al Guitar Hero, o desafinando y provocando terribles tormentas cantando al Singstar?, ¿esos piques con las novias que desencadenaban otros actos no mencionables?. PlayStation 2 marcó muchas vidas y muchos momentos.

En mi caso digamos que de todos los títulos que salieron, los cuales superan los 10.000, disfruté de muchos, algunas veces solo y otras en la mejores de las compañías, amigos, familia… siempre había un ratito para echar “una play”, pero hubo un antes y un después en la vida de PlayStation 2 y fue con el lanzamiento del título más vendido de la consola, Grand Theft Auto San Andreas, no sé si por gráficos, si por jugabilidad, si por historia. Aunque hay títulos que en otros aspectos son muy impactantes, Shadow of the Colosus, una historia de lo más impactante acompañada de una banda sonora que hacía aún más épico vivir esos momentos que en muchas ocasiones no creía poder vivirDevil_May_Cry_2_02_artwork

Me paro a pensar en varios títulos al mismo tiempo, a revivir vivencias con ellos y casi una lágrima me salta del ojo. Quien puede olvidar los mundos de Kingdom Hearts, las arriesgadas misiones a las que nos enfrentábamos con Solid Snake, personajes emblemáticos que siempre formaran parte de nosotros como Ratchet y Clank o Jak y Daxter, las carreras al límite con Need for Speed o Burnout, la caza de los demonios junto a Dante en Devil May Cry, las arriesgadas acrobacias con el skate de Tony Hawk, la venganza insaciable de Kratos hacia el mundo, el emblemático Spyro que personalmente siempre llevaré conmigo, los viajes a tierras lejanas con Prince of Persia, las peleas interminables en Tekken o en Dragon Ball. Muchas experiencias vividas, muchas anécdotas por todas partes.

De hecho compartiré una anécdota de una tarde con los colegas en la que nos habíamos viciado y picado con Dragon Ball Z Budokai Tenkaichi 2. Para muchos los mejores eran los Budokai, esto último no lo niego, pero el Budokai Tenkaichi 2, digamos que era un juego que tenía ese algo que no podríamos describir.

largeLa tarde comenzó en mi casa, no recuerdo muy bien la hora, la idea era usar el salón a modo de recreativa a más no poder, así que dispuse todo para el encuentro: una buena pantalla, un buen equipo de sonido, la consola, varios mandos y, como no, el juego, lo más imprescindible. Algunos se retrasaron, así que los demás decidimos dar comienzo con unos pequeños piques al título pero nada serio, un rato después llegó el resto de la tropa y dimos comienzo a aquel encuentro, llegamos todos al acuerdo de un rey de la pista. Éramos unos 8, creo recordar, así que lo dispusimos todo para combates de uno contra uno, con equipos también de 8 con stats base ya que durante el modo historia podías modificar al personaje y mejorarle las características. Pasó una ronda y nadie pensó en ningún momento que iba a ocurrir, la partida se desarrollaba de forma normal con lo típico, voces de “Pero si le he dado”, “el mando no va”, “jolín macho no sé cómo me esquivas siempre” entre otros. Uno de los chicos que jugaba, en vez de decir transfórmate decía digievoluciona. Sí, sí, nada que ver con el juego la verdad, pero en fin. Como algunos recordaréis, si los ataques tipo kamehameha o el rayo de la muerte de Freezer chocaban, debíamos girar uno de los joysticks, girarlos para que nuestro ataque ganara algo de fuerza y vencer a nuestro contrincante, bien pues este chico hizo que su personaje cambiara de forma mientras el contrincante lanzaba uno de estos ataques a distancia a modo rayo, en ese momento por cosas que aún desconozco, el chico que intentaba cambiar de forma también lanzó un ataque a distancia, lo que provocó que éste de una forma un tanto violenta comenzara a decir un largo digievoluciona, a la par que giraba ambos joystick con fuerza sobre humana e inclinando la silla en la que estaba sentado, hasta el límite de caerse, os podéis imaginar el resto, play, televisión y equipo de sonido al suelo, pero por alguna extraña fuerza cósmica gamer, ninguno de los tres aparatos sufrió algún daño, lo que minutos después me alivió bastante y quedó posteriormente como anécdota aquí contada para vosotros, la verdad que la risa me invade al contarla de nuevo y revivir estos recuerdos.

2044578-719078_20130624_001

No sé, tengo unas cuantas más, por ejemplo, lo alucinado que me quedé al ver algunos puzles o gráficos de God of War. Un  personaje como Kratos te marca, pensar lo que era aquella época y que se sucedieran estas cosas, que no dejan de ser ficción pero no sé, conseguían absorberme dentro del juego, otro título que me marcó mucho y el cual se ha convertido en mi favorito merece una pequeña mención especial y este es Kingdom Hearts, la mezcla perfecta entre gráficos, jugabilidad, historia, banda sonora y sentimientos que despertar, entre Final Fantasy y Disney, en serio, es un título que recomiendo fervientemente jugar, ser el poseedor de la llave espada, liberar mundos… Digamos que para mí este título me marcó mucho, me enseñó muchos valores o por lo menos es lo que yo veía dentro de ese mundo, pero bueno, al volver al mundo real era como “bah”, me sentía como el niño de la historia interminable, solo que en mi caso la historia si tenía fin. No sé qué más añadir a este artículo, si os ha gustado o no lo dejo a vuestro criterio, pero solo tengo que decir que ha sido un verdadero placer formar parte de PlayStation estos 20 años, de vivir sus experiencias y estoy muy orgulloso de que ellos hayan formado parte de mí, una parte de mí no sería ella misma de no ser por ellos. Gracias.

Especial Playstation 20º Aniversario:

 

Artículo relacionado