Recordando a Metal Gear Solid

Artículo anteriorEl problema del multijugador
Siguiente artículoEn la tribuna con Risin' Goat