Recordando a The Elder Scrolls IV: Oblivion

Recordando a The Elder Scrolls IV: Oblivion

Hoy ha salido el esperado The Elder Scrolls Online, desarrollado por Bethesda Softworks y, con motivo de este acontecimiento, vamos a recordar el pasado de esta gran saga. The Elder Scrolls Online es el sexto juego de ésta y será el primero del genero MMORPG. Los primero juegos de la saga no son muy conocidos por desgracia pero su calidad es muy buena pese a ser antiguos. Para el recordando a de hoy he elegido hablar del cuarto juego de la saga: The Elder Scrolls IV: Oblivion. Como siempre, para amenizar la lectura y para que os introduzcáis en el mundo del juego, os dejamos una de las piezas musicales que escucharemos  en nuestra aventura:

Desarrollo

The Elder Scrolls IV: Oblivion es un videojuego de rol de acción de mundo abierto desarrollado por Bethesda Game Studios. El juego salió al mercado en marzo de 2006 para PC y Xbox 360. Una versión de PlayStation 3 fue lanzada en marzo en 2007. The Elder Scrolls IV: Oblivion cuenta con varios DLC y con la famosa “Game of the Year Edition”

En cuanto a los DLC, el juego cuenta con 8 packs de contenido descargable. Por la cantidad de cosas que aportan al juego, solo dos son considerados realmente expansiones, el resto añaden pequeñas mejoras, localizaciones, armas u objetos. Los DLC son los siguientes:

Knights of the Nine: Esta expansión nos ofrecerá entre 3 y 4 horas más de juego. Despues de investigar un ataque a una capilla y de encontrarnos con un Profeta, nuestra misión consistirá en investigar una misteriosa orden llamada “los caballeros de los nueve”, encargados de custodiar las reliquias sagradas del cruzado de los dioses Pelinal Withestrike y buscar una de estas reliquias para enfrentarnos a Umaril el Impetuoso.

Shivering Isles: La segunda expansión nos aportara unas 30 horas más de juego. Viajaremos a Shivering Isles, la tierra de Sheogorath, príncipe daédrico de la locura. Está dividida en Manía y Demencia, representando las dos caras de Sheogorath.

El resto de DLC son los siguientes: Horse Armor Pack, The Wizard’s Tower, The Orrery, The Thieves Den, Spell Tomes y Mehrune’s Razor.

Historia

The Elder Scrolls IV: Oblivion se desarrolla en la provincia de Cyrodiil. La región posee unas zonas y un clima muy variado, desde grandes bosques de coníferas repletos de vegetación, hasta zonas nevadas y frías, pasando por cordilleras y zonas pantanosas. Todo el mapa está lleno de cuevas, ruinas, asentamientos y tierras cultivadas que dan vida a todo el territorio.

En este mundo se desarrollará la historia de nuestro personaje. Todo empieza cuando, estando preso en la prisión de la Ciudad Imperial, tres guardias imperiales de la orden de los Cuchillas se acercan y entran a tu celda escoltando al emperador Uriel Septim. Están en plena huida ya que unos asesinos quieren matar al emperador, y resulta que en tu celda se encuentra una entrada a un pasadizo secreto para huir. Entonces, el emperador se te acerca y dice que ve algo en ti y que cree que puedes ayudar, te pide que vayas con ellos y le protejas. Después de escabullirnos por los pasillos secretos nos tenderán una emboscada en la que el emperador morirá. Antes de morir, nos hará entrega del sagrado Amuleto de los Reyes, ya que somos el Elegido. Luego, nos pide que se lo entreguemos a Jauffre, líder de los Cuchillas, y él sabrá que hacer.

Después de buscar y encontrar al líder de los Cuchillas para entregarle el amuleto, Jauffre nos pedirá que busquemos al heredero del emperador para coronarlo y reavivar los fuegos que protegen al mundo de la entrada de criaturas malignas de Oblivion. Nuestro objetivo será pues, viajar a Kvatch, ciudad en la que se supone está el heredero del imperio. Una vez allí, veremos que la ciudad ha sido arrasada y que un portón de Oblivion está permitiendo el paso de las criaturas de Oblivion. En ese momento, nuestro deber será subir a lo más alto de una torre para, desde allí, cerrar el portón.

Poco a poco, las distintas misiones y acontecimientos nos llevarán a luchar contra el propio Mehrunes Dagon, al que tendremos que derrotar si queremos salvar nuestro querido mundo.

Jugabilidad

En The Elder Scrolls IV: Oblivion podremoThe Elder Scrolls IV: Oblivions crear un personaje propio y caracterizarlo como queramos tanto físicamente, como en lo referente a sus poderes y a sus atributos. Una vez superada la misión introductoria, seremos totalmente libres de hacer lo que queramos cuándo y como queramos. Evidentemente, podremos seguir la trama principal y terminar el juego, o dirigirnos hacia cualquier lugar para emprender una serie de misiones secundarias. Podemos jugar en primera o tercera persona y, prácticamente desde el principio, podemos interactuar con gran parte de los objetos del juego, así como visitar cualquier localización existente en el mapa que tengamos descubierto. Además, tenemos la posibilidad de viajar instantáneamente a cualquier localización que hayamos visitado anteriormente, sin coste alguno. También dispondremos un conjunto de monturas para poder viajar a mayor velocidad por el entorno.

Hay multitud de tipos de armas y armaduras, cada una de ellas adaptada a un estilo de combate: cuerpo a cuerpo, a distancia o mágico. Dispondremos de habilidades y atributos. Las habilidades marcan la eficacia del personaje en cada uno de los 21 campos existentes y se mejoran mediante su práctica. Por su parte, los atributos muestran parámetros más generales, existen ocho: fuerza, inteligencia, voluntad, agilidad, velocidad, resistencia, personalidad y suerte; éstos, a su vez, definen una serie de parámetros como la vida y la magia máximas, el aguante o el peso máximo que podemos llevar.

En cuanto a las razas, son las distintas civilizaciones o criaturas que viven en Tamriel. Al principio del juego tenemos que elegir entre una de las siguientes: Argoniano, Bretón, Alto Elfo, Elfo del Bosque, Elfo Oscuro, Guarda Rojo, Imperial, Khajita, Orco y Nórdico. Ya que la elección de la raza es muy importante y cada una tiene sus atributos, os dejo una página en la que podéis ver qué raza se ajusta más a vuestro modo de juego.

También dispondremos de varias facciones con las que confraternizar y que nos proporcionarán divertidas e interesantes misiones, éstas son: el Gremio de Luchadores, el Gremio de Magos, el Gremio de Ladrones, la Hermanda Oscura, la Compañía Blackwood, la Arena, los Cuchillas, la Orden del Dragón, la Mano Oscura, la Orden de la Sangre Virtuosa y muchas más.

Conclusiones

En general, soy un gran amante de la saga The Elder Scrolls, pero, en particular, The Elder Scrolls IV: Oblivion es uno de mis favoritos. Tanto el modo libre de juego, como la posibilidad de hacer nuestro personaje a nuestro gusto y llevarlo por la rama, las características y las habilidades que queramos y que más nos gusten me parecen muy detalladas y muy logradas, pese al hecho de que el simple acto de saltar nos sube la acrobacia. En cuanto a la historia, es de una gran calidad y está muy bien relatada. Nos veremos sumergidos en una épica y legendaria historia de la que seremos protagonistas de la manera que consideremos más oportuna. Un gran juego de una gran saga que no puede faltar en vuestra biblioteca de obras de arte. ¡Nos vemos en el próximo Recordando a!

Oblivion

Texto por Montxo Nuez

Artículo relacionado