Tesoros Ignorados (I): 999 y Virtue’s Last Reward

Abrimos sección dedicada a reivindicar auténticas maravillas que, sea por desconocimiento general u otras circunstancias, han sido injustamente privadas del lugar que se merecen en la historia del medio.

[dropcap size=big]N[/dropcap]uestra propuesta de hoy es doble: 999 (Nintendo DS, 2009) y Virtue’s Last Reward (PlayStation Vita/Nintendo 3DS, 2012), que comparten planteamiento, ingredientes, e incluso algunos elementos de la trama, si bien son perfectamente jugables por separado al tratarse de historias independientes.

Cocktail Jugable

Ambos pertenecen al género de las Visual Novel. Un tipo de juego muy japonés que rara vez ve la luz fuera del extremo oriente—aunque cada vez más, gracias a Steam—, y cuyo aspecto primordial es el argumento. Los juegos de este género pivotan en torno a historias complejas y detalladas, desarrolladas a través de guiones de gran calidad, y cuyo progreso puede verse condicionado por nuestras elecciones en el juego. La saga de Phoenix Wright o los juegos de citas son quizás los ejemplos de visual novel más conocidos para el jugador occidental, aunque como decimos el género per se es un concepto muy amplio y difícil de etiquetar.

999_2Y es que no siempre se limitan a leer y elegir entre varias opciones, hay lugar para añadir otras mecánicas. Por ejemplo: en los casos que hoy tratamos, la historia integra una jugabilidad muy original edificada en torno a una gran cantidad de puzles y enigmas matemáticos que pondrán a prueba nuestro intelecto y nuestra capacidad de cálculo. Todo ello en una interfaz de aventura gráfica con su componente de point and click que nos invita a explorar hasta el último rincón de los escenarios.

Los puzles se encuentran en salas, de las cuales no podremos salir hasta haberlos resuelto —aspecto que cuenta con su propia justificación argumental—. Hay que destacar la gran variedad y originalidad de dichos puzles así como su dificultad —lo suficientemente alta para estrujarnos la cabeza, lo suficientemente inteligible como para poder renunciar a guías—. Las salas suelen ser temáticas y pese a que el juego no nos obliga a completarlas a contrarreloj, si sabe utilizar varios recursos —como la banda sonora o el guión— para mantener esa sensación de suspense y peligro inminente siempre que lo precisa.

Ambientación sorprendente

La ambientación es el otro gran pilar de ambos títulos. Es simple y llanamente extraordinaria. Casi perfecta en 999 y un poco menos consistente en Virtue’s Last Reward, pero ofrece un telón de fondo fascinante, similar en ambos casos.

Una sinópsis válida podría ser: «Los personajes han sido secuestrados por un desconocido que se hace llamar Zero, y obligados a jugar a una especie de juego de supervivencia llamado Nonary Game. La única manera de vencer en el juego es escapando por la puerta marcada con un 9.»

999_1

El Nonary Game básico tal como aparece en el juego original se basa en que a cada personaje le es asignado un número del 1 al 9, y deben formar equipos entre sí para abrir puertas numeradas que coincidan con la raíz digital de los integrantes del equipo —Es complicado de explicar pero sencillo de entender—. En Virtue’s Last Reward jugamos a una retorcida variante llamada Ambidex Edition. En ella los equipos deberán competir para ganar la puntuación que les permita escapar, pero deben decidir si aliarse con los otros equipos o traicionarlos, mediante un genial planteamiento importado de la matemática y más concretamente de la teoría de juegos.

El diseño de personajes también es excelente, son variopintos, están muy bien definidos por el guión, y dan lugar a incontables interacciones interesantes dentro de las tramas. Ya para cerrar el apartado: Los juegos incluyen múltiples rutas y finales según nuestras elecciones: buenos, malos y regulares, pero con gran calidad y detalle la mayoría de ellos. Además ocultan múltiples sorpresas.

Magistral tributo a la curiosidad humana

Por último y no menos importante: a lo largo de los juegos nos son narrados eventos, experimentos o hechos científicos como parte de la ambientación. La gracia del asunto es que algunos están demostrados científicamente, y otros son teorías pseudocientíficas o simples invenciones de los guionistas. Pero no te dicen cuales son auténticos y cuales fabulados, si quieres saberlo deberás ir a wikipedia y cotejarlos por tu cuenta.

Conclusión

Virtue_1En mi opinión se trata de dos de los juegos más originales que han salido en mucho, mucho tiempo. Interesantes y enrevesadas tramas en las que todo termina por encajar, acompañadas de un guión inteligente y con mucha pegada, en una ambientación tragicómica al estilo japonés, con un cierto toque de suspense e incluso terror. O dicho de otra manera: Es como una serie de anime sobre juegos de supervivencia, solo que mucho más compleja, cuidada e interactiva. Simplemente imprescindibles.

Ad futura:

A principios del 2013 el director y guionista de ambos juegos, Kotaro Uchikoshi, confirmaba para la revista estadounidense Nintendo Power que el desarrollo de una tercera entrega estaba en marcha. Ésta tendría lugar en el marco temporal que separa a ambos juegos para atacar cabos y cerrar la trilogía. Lamentablemente un año despues el mismo creativo confesó que los ejecutivos del estudio habían puesto al proyecto en un hiato indefinido debido a las tímidas ventas de la saga que no justificaban nuevas inversiones.

Uchikoshi también afirmó haber estudiado diferentes opciones, como un hipotético crowdfunding que finalmente descartó por «no tener una idea lo suficientemente persuasiva» en sus propias palabras. Hasta el día de hoy no hemos tenido más noticias a parte de que «están considerando todas las posibilidades». Ojalá lleguen a buen puerto y podamos disfrutar de esta magistral saga de principio a fin.

Artículo relacionado