Según EA, Nintendo por fin ha escuchado a las third-parties