Nintendo permitió a un enfermo terminal jugar a Zelda: Breath of the Wild