Resulta que Horizon Zero Dawn también es ofensivo

  • Carlos BG

    La sensación de que a los hombres blancos cisheteros (dependiendo de quien se queje, podemos quitar o añadir nombres y adjetivos) se debe precisamente a que nos sentimos cómodos en X posiciones, y cuando alguien se cuestiona el privilegio, ¡PUM! Y nos tomamos como algo personal algo que, realmente, es una queja hacia el status quo actual, en el que podemos o no ser cómplices. El artículo original precisamente va enfocado al problema de la representación de los nativos americanos por parte de una persona (que esa es otra: una persona hablando sobre su experiencia).

    Yo también he estado en la situación de «yo no soy así», y alguna vez he vuelto a tener esa sensación. Es incómodo, desde luego. Pero cuanto antes admitamos que los seres de luz no existen, ni entre nosotros, ni entre quienes opinan/critican/se quejan, mejor. Porque somos humanos. Y hay momentos que nos da por increpar, por menospreciar, por acosar… y no, no son agradables. Y ahí está nuestra imperfección.

    Todo esto nos está pillando de nuevas. Y tenemos que comprender que el mundo cambia. Y, como digo, no puedo hablar de la problemática de los nativos americanos (colonialismo incluido) ni de la apropiación cultural porque de eso no tengo idea.

    Lo que sé es que ¿no podemos escuchar a todos? Desde luego, no podemos abarcarlo todo, al final nos vamos a lo que capte nuestro interés (porque sí, somos interesados). ¿No tenemos que compartir su visión? Claro, cada cual es quien es. Solo considero que, aunque escueza, igual hay una razón detrás. Luego ya decidimos si descartarla o interesarnos por la causa. Pero si incomoda, por algo será.

    Cada cual después decide, porque libertad tenemos.

  • Muy buen aporte Carlos, ¡como siempre!

    Sin embargo, reduces mi opinión a un “os quejáis por todo”. No es, del todo, así. Que cada uno se queje por lo que quiera, y yo seré libre de escucharlo —o no—. No existe obligación alguna de escuchar un mensaje que huele a acusación. Que huele a señalar con el dedo. Que huele a volverme a poner un cartelito de culpable de todos los cargos. Últimamente me da la sensación de ser poco menos que el causante de todos los males de la humanidad, y algo me invita a empezar a cuestionármelo.

    Quizás soy yo, que soy muy maniático con la comunicación. O quizás son aquellos que no saben hacerse escuchar (un factor que nadie parece plantearse ¿y si nos estamos comunicando mal?). O que si quieren hacerse escuchar, lo hacen dándole patadas a un avispero. O que simplemente no saben comunicar un mensaje de forma clara. O quizás soy yo, que soy estúpido. Es la respuesta que suelo recibir: “mi mensaje es claro y si no lo entiendes eres gilipollas”. De acuerdo, me quedo con el apelativo.

    Como digo en el artículo: que cada uno enfoque sus batallas como guste, pero que luego no se queje por los resultados, de no ser los esperados. Si yo encabezase una lucha social pública (que tengo la mía, pero ni la hago pública ni creo que sea la manera), no lo haría mediante la polémica, ni la acusación, ni el considerar que “ocurren cosas muy graves, pero como no eres consciente, te las voy a señalar”. No, qué va. No soy amigo de la condescendencia ni considero a la gente tan vacía como para tener que explicarles las cosas porque “no las ven”.

    Cuando quieres “cambiar el mundo” tienes que empezar por conseguir que se te escuche, que se te comprenda, que se empatice contigo y que más personas se unan a algo que creen que hará el mundo mejor. Lamentablemente, y en especial en internet, esto no es así. En internet es poco menos que una caza de brujas, un conmigo o contra mí, y un enfoque que —en muchas ocasiones— resulta extremadamente difícil de compartir, especialmente cuando sientes que, de no hacerlo, te vas a ver envuelto en un escarnio público. ¿Qué me dices de una lucha donde en lugar de ganar comprensión, se gana aversión por las formas? Esto está ocurriendo, y es triste.

    Pero por suerte, es sólo un espacio de opinión personal. Me resulta muy difícil tomarme en serio a alguien que se para a señalar “gravísimos problemas” en un videojuego, como si esto fuese a convertirnos en monstruos. No por nada, sino por un ejercicio de puro pragmatismo. Si soy capaz de creerme que “en este videojuego hay un problema real” es porque considero que tiene consecuencias ¿verdad? Ahora me pregunto yo ¿qué consecuencias puede tener que Horizon abogue por el colonialismo? Y si la respuesta es “ninguna” entonces no encuentro el problema. Y si la respuesta fuese “muchas” entonces ese problema debería merecerse una solución. Ahora bien ¿cuáles son las consecuencias de las que tenemos que estar advertidos? ¿cuál es la finalidad de esa advertencia? ¿en qué puede desembocar? ¿implicaciones? Es simplemente pragmatismo, si detectas un problema serio en el mensaje de un videojuego, dime por qué es un problema y en qué puede desembocar. Y sino, es una mera apreciación.

    Al final se puede reducir todo a un asunto de conceptos. Para mí los problemas tienen consecuencias y piden soluciones. Para otros, quizás los problemas sean solo matices que hay que señalar sin ningún motivo en particular. Quién sabe. A fin de cuentas, todo es igual de válido :)

  • Carlos BG

    Uno se pregunta por qué hay gente que critica, opina, se queja… y luego lees su crítica, opinión o queja para entender por qué lo hacen. Y puedes estar de acuerdo o no con lo expuesto (no entro a opinar sobre apropiación cultural porque soy un ignorante en el tema).

    Sin embargo, el artículo aquí en GTM… no puedo suscribirlo para nada. Volvemos al tópico de «os quejáis por todo», «solo es un juego»… ¿No se puede criticar una obra de ficción? ¿No se puede admitir que algo no es perfecto? ¿No se puede ver que pese a algunos avances (por ejemplo, el empoderamiento que ofrece Aloy al público femenino) puede haber aún cosas por mejorar? ¿Y que no todos tenemos el punto de vista adecuado para mirar según qué elementos? Reducimos todo a que son pataletas en busca de 5 minutos de fama para sentirnos cómodos y nada culpables. E igual nos hace falta una revisión si pensamos así.

    Aparte, me parece muy desafortunado por un lado comparar la queja de Lacina con los medios de comunicación sedientos de titulares y culpables durante el caso del asesino de la katana, y por otro hacer de menos su opinión y crítica porque el «enemigo» está ahí fuera. ¿Es que quejarse de apropiación cultural y del adoctrinamiento religioso que se nos impone desde pequeños son excluyentes? No lo veo, en serio.

    A mí me parece bien que surja esta clase de crítica, que nos ayude a ampliar miras. Luego cada cual decide si quiere o no ampliar sus horizontes, pero si no les dejamos hablar, si no escuchamos, si pensamos que lloriquean y que lo que dicen no merece la pena, difícilmente (por no decir que es imposible) sabremos qué quieren.

  • Maverickwolfzx

    Que va a saber ella de racismo y estereotipo si a nosotros nos salieron con que T.Hawk era mexicano.