Opinión

Horizon Zero Dawn me ha reconciliado con los juegos de mundo abierto