Un abuelo cuenta cómo Destiny ayudó a salvarle la vida